A mí tan sólo penas y amargura me quedan en el valle de la vida; como un sueño pasó mi infancia pura, se agosta ya mi juventud florida

José de Espronceda