¡A qué excesos no lleva, sacra fame, del oro el apetito a los humanos!

Dante Alighieri