A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más cuantiosa

Ruth Renkel