Con el dinero se puede fundar una casa espléndida, pero no una familia dichosa

Manuel Tamayo Y Baus