El hombre próspero es como el árbol: la gente permanece a su alrededor mientras está cubierto de fruto; pero tan pronto el fruto cae, la gente se dispersa en busca de un árbol mejor

Anónimo, Las mil y una noches