Es el ánimo el que nos hace ricos; y éste nos sigue en el exilio y en la más dura soledad, y, con sólo que encuentre lo que basta para el mantenimiento del cuerpo, goza de sus propios bienes en abundancia; la pobreza afecta tan poco al ánimo como a los dioses

Lucio Anneo Séneca