Es siempre el apego al objeto lo que determina la muerte del poseedor

Marcel Proust