Hallen en i más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia, que las informaciones del rico

Miguel de Cervantes Saavedra