La felicidad, a menudo, se cuela por una puerta que inadvertidamente dejamos abierta

John Barrymore