La felicidad solo es saludable para el cuerpo; es el dolor el que desarrolla las fuerzas del espíritu

Marcel Proust