La mejor salsa del mundo es el hambre, y como ésta no falta a los pobres, siempre comen con gusto

Miguel de Cervantes Saavedra