Las grandes alegrías, como los grandes pesares, son silenciosos

Shakerley Marmion