Lo más odioso y vil que tiene el dinero, es que hasta otorga talento

Fedor Dostoievski