Ningún hombre es feliz a menos que crea serlo

Publio Siro