No es ninguna vergüenza ser pobre, pero es extremadamente incómodo

Sydney Smith