No hay felicidad que no tenga su pero

Benito Perez Galdos