…Porque veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino… ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Amado Nervo