Prefiero un necio que me alegra a una experiencia que me amarga

William Shakespeare