Presta dinero a un enemigo y lo ganarás; a un amigo y lo perderás

Benjamin Franklin