¡Si queréis saber el valor del dinero, intentad pedir un préstamo!

Benjamin Franklin