Valoramos la belleza sencilla, y la sabiduría sin afectaciones. Nuestra riqueza respalda la acción oportuna antes que el discurso bullanguero, y la admisión de pobreza no es vergüenza para un hombre, la verdadera vergüenza es no hallar la manera de superarla

Tucídides